Escudo de Torreón

Escudo de Torreón

viernes, septiembre 23, 2016

Al César, lo que es del César



Alegoría de La Justicia

Cuando este Cronista Oficial asumió su cargo en abril de 2005, elegido por unanimidad del cabildo, juró ser un “cronista de todos los torreonenses”. Esto implica igual trato y consideración para cualquier minoría, sin hacer acepción de personas. 
De esta manera, a través de innumerables artículos de investigación, de conferencias y de entrevistas a nivel nacional (entre ellas la televisiva de la Suprema Corte de Justicia de la Nación), este cronista denunció la histórica discriminación anti-china en La Laguna. 
La Real Academia Española de la Lengua define la discriminación como un acto de selección excluyente. Es decir, dar trato desigual a una persona o colectividad por motivos raciales, religiosos, políticos, de sexo, etc.
En este caso histórico, los chinos laguneros de 1911 fueron seleccionados para ser excluidos del respeto que se le debe a todo ciudadano nacional o extranjero, para así ser masacrados, torturados, despojados de sus bienes y de toda dignidad.
Otro caso de discriminación fue el de los llamados “emos”. A principios de 2008, los jóvenes laguneros fueron convocados, vía internet, para propinar golpizas a los “emos” que circularan por la ciudad, tal como había sucedido ya en Puebla, Querétaro y Durango. Afortunadamente, los jóvenes comarcanos se comportaron a la altura y desoyeron los llamados a la violencia.
En estos meses recientes, nos encontramos ante una creciente ola de discriminación concertada a nivel nacional que va dirigida contra quienes poseen una orientación sexual diferente a la heterosexual. Y lo increíble del asunto es que son organizaciones presuntamente católicas las que están promoviendo el odio a través de dicha discriminación. 
Según la ley, estos frentes beligerantes poseen el derecho a manifestarse en favor de una familia heterosexual como heterosexuales que son. Pero no tienen derecho alguno a manifestarse en contra de los derechos de terceros. Bien lo decía Juárez: “el respeto al derecho ajeno es la paz”. 
En un Estado laico como es México, es privilegio y obligación de los pastores de las iglesias, cualquiera que sea su denominación, aconsejar y prevenir sobre el tipo de matrimonio que conviene al feligrés de dicha iglesia. 
Lo que no pueden hacer ni las iglesias como organizaciones, ni sus feligreses, es salir a las calles para exigir que el Estado legisle sobre materia del estado civil para todos los ciudadanos conforme a sus propios prejuicios, creencias e ideologías, ni las de sus pastores. Al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios.
Las palabras de Gilberto Rincón Gallardo sobre este tema son esclarecedoras: 
“Sólo en el contexto de un sistema político que ha hecho de la igualdad de los seres humanos un derecho inalienable y un valor regulativo, cobran pleno sentido cuestiones como si es justo o deseable favorecer a ciertos grupos cuyos derechos y oportunidades han sido históricamente vulnerados por el prejuicio, el estigma y la exclusión, o cuál es la responsabilidad del Estado respecto al trato que cotidianamente padecen mujeres, minorías religiosas, personas con discapacidad o con preferencias sexuales distintas a la de la mayoría, adultos mayores, grupos étnicos, migrantes, niños, niñas y adolescentes, a causa de tales prácticas discriminatorias”.


.




viernes, septiembre 16, 2016

Fiestas del Grito










Como cada año, anoche 15 de septiembre se procedió a realizar la tradicional ceremonia del "Grito" en la Plaza Mayor de nuestra ciudad de Torreón. Como es costumbre, el alcalde, el Ing. Miguel Riquelme, vitoreó a los héroes de la Patria. En punto de las diez de la noche, iniciaron los fuegos de artificio. Una muy bonita pirotecnia que hizo las delicias de todos quienes pudimos observarla. 

Este 15 de septiembre Torreón cumplió 109 años de su elevación al rango de ciudad, y 123 de la creación de su municipio como Villa del Torreón, por decreto del 24 de febrero de 1893. La fecha de la elevación al rango de ciudad buscaba homenajear a D. Porfirio Díaz, que cumplía años ese día, y que se enorgullecía del escaparate agroindustrial modelo de desarrollo que era Torreón. 

En cambio, la fecha de la creación del municipio, 24 de febrero, buscaba rendir homenaje al Plan de Iguala y a Agustín de Iturbide, el libertador efectivo de nuestra patria. 

Y como cada año, el ayuntamiento de Torreón condecoró a algunos individuos de mérito como "Ciudadanos Distinguidos".  La "Paca de Oro" fue para Ana María Martín Bringas; la "Medalla de Oro" para Eduardo Tricio Haro; la medalla "Magdalena Mondragón" fue para Mario Alberto Domínguez Zarzar, del grupo "Camila". 

La medalla "Bulmaro Valdéz Anaya" la ganó el Dr. Marco Antonio Arjona López; el "Trofeo de Cristal" fue para Sergio Barrón Delgadillo; el "Trofeo Cristal Capacidades Diferentes" fue para Juan Salvador Ornelas Salas. El "Trofeo Oribe Peralta al Mérito Olímpico" fue para Bibiana Candelas Rodríguez. 

El "Trofeo Niños Héroes de Chapultepec" fue para Anna Fernanda Sánchez Villalobos", mientras que el "Trofeo Niños Héroes de Chapultepec Capacidades Diferentes fue para José Francisco García Camacho.  Felicidades a todos ellos. 






jueves, septiembre 15, 2016

Día "de la mexicanidad"




El 15 y 16 de septiembre se han celebrado desde el siglo XIX como días de las fiestas patrias. Con Porfirio Díaz, la noche del “grito” —15 de septiembre— y la madrugada del 16 se convirtieron en los aniversarios del inicio de la independencia de la Nueva España por el padre Hidalgo y sus insurgentes. 
Pero ciertamente, el de Hidalgo no fue el primer movimiento independentista. Cuando España fue invadida por los franceses en 1808, el Lic. Primo Verdad y el Lic. Juan Francisco Azcárate organizaron un movimiento separatista, aprovechando la incapacidad de la España ocupada para responder militarmente. Y aunque el movimiento fue descubierto y sofocado por los peninsulares que vivían en México, no por eso deja de ser éste el primer movimiento independentista mexicano del siglo XIX. 
Por otra parte, desde el punto de vista militar y diplomático, ni las luchas de Hidalgo, Morelos y Mina, incluyendo a Guerrero, lograron su objetivo: la independencia nacional. La independencia de México se realizó a partir de un plan, que nada tenía que ver con los de los insurgentes: el Plan de Iguala, proclamado en Iguala, Guerrero, el 24 de febrero de 1821. Este plan en realidad era el plan de las cúpulas de poder novohispano, el alto clero, la aristocracia y el alto mando del ejército. 
Si el clero luchó rabiosamente contra los insurgentes, en 1820 se encontró con que en España se estaba planeando su desaparición como corporación religiosa, con la pérdida total de bienes, fueros y poder. Fue entonces que el clero mexicano cambió de parecer y luchó por la independencia del país, so pretexto de proteger la religión. Y como lo que más movía a los novohispanos era la religión (“México siempre fiel”) este plan triunfó. Fue firmado por el último virrey español el 24 de agosto de 1821. Para el 27 de septiembre de 1821 (fecha oficial) México era un país soberano. 
Los liberales jamás aceptarían esta realidad: la fundación de la nación mexicana por los conservadores. De ahí que el 27 de septiembre cayera en el olvido. Mi juicio personal es que México se independizó por las razones equivocadas. Afortunadamente, a mediados del siglo XIX los liberales y Juárez lograron la separación formal de los asuntos del clero de los del Estado. Finalmente era una condición fundamental de los postulados liberales. Pero escondieron la verdadera verdad histórica y se fabricaron una “ad hoc” para sus intereses. Iguala parece ser la cuna de “verdades históricas” acordes a los intereses del poder.
Pero la reflexión del día es ¿realmente tenemos una independencia qué celebrar? En diciembre de 1823, el presidente Monroe, de la manera más arrogante y unilateral, declaró un protectorado sobre la recién independizada América Española. Desde entonces, estamos atados como nación a los particulares intereses de los Estados Unidos. La muerte del presidente revolucionario Francisco I. Madero se fraguó en la embajada de los Estados Unidos en la Ciudad de México, porque su gestión “ya no era conveniente para aquél país”. 
La reciente visita del non grato Donald Trump puso de relieve que México está muy lejos de ser un verdadero país soberano, y que es terriblemente vulnerable a los intereses estadounidenses. Consideramos que en términos de patriotismo, la entrega voluntaria a los designios de un país extranjero es traición, lo mismo se mire hacia Francia que hacia los Estados Unidos. Por último, si un país no tiene independencia económica, realmente carece de verdadera soberanía. Mejor celebremos el 16 de septiembre como “el día de la mexicanidad”.





jueves, septiembre 08, 2016

El primer párroco de Torreón



Santuario de Guadalupe, primera parroquia de Torreón


En la sección de “Nombres ligados a la historia de Torreón”, de su “Historia de Torreón”, nuestro antecesor en el cargo, el cronista Eduardo Guerra, menciona algunos datos biográficos del padre Pudenciano Villalobos Rivera. A este sacerdote le tocó en suerte convertirse en el primer párroco de Torreón. 
Efectivamente, una vez que nuestra población fue promovida al rango de Villa, (24 de febrero de 1893) el obispo de Saltillo, Santiago Garza Zambrano, decretó la creación de la parroquia de Torreón y designó para su primer titular al mencionado padre Pudenciano, quien llegó a Torreón en noviembre de 1894, de 26 años de edad.
Según algunos testimonios hemerográficos, los torreonenses, antes de erigirse la villa del Torreón, solamente contaban con la visita de un sacerdote que venía de Matamoros cada ocho días. Esto cambió al erigirse la villa y municipio del Torreón, tocándole en suerte al joven padre Pudenciano convertirse en su primer párroco. La familia de este presbítero nacido en Aguascalientes era de raigambre jalisciense, como lo fue la del primer obispo de Torreón, D. Fernando Romo Gutiérrez.
Eduardo Guerra tuvo la oportunidad de conocer y tratar a don Pudenciano Villalobos en su ancianidad. El padre le comentó que había nacido en Aguascalientes, capital del estado homónimo, el 19 de mayo de 1868. Algunos columnistas le han atribuido erróneamente un origen potosino.

Catedral de Aguascalientes

Al revisar los archivos sacramentales de la catedral de Aguascalientes, hemos encontrado que efectivamente Pudenciano Villalobos Rivera nació en esa ciudad, en el barrio de San Juan de Dios, el 19 de mayo de 1868, y que fue bautizado al día siguiente en la parroquia de La Asunción de la misma ciudad. Fueron sus padres Benito Villalobos y Julia Rivera. Sus abuelos paternos fueron José Jesús Villalobos y Tomasa Pedroza, y los maternos Urbano Rivera y Gerarda Campos. 
Dichos abuelos paternos del que sería el primer párroco de Torreón, José de Jesús Villalobos y Tomasa Pedroza, casaron en Aguascalientes (La Asunción) el 23 de mayo de 1822. José de Jesús era criollo, soltero originario de Lagos de Moreno, vecino de Aguascalientes, hijo legítimo de Bernardino Villalobos y de Felipa Villalobos. La novia, Tomasa Pedroza, era criolla, doncella, hija legítima de Juan Nepomuceno Pedroza y de Policarpa Rangel.

Parroquia de Lagos de Moreno

Los bisabuelos paternos del padre Pudenciano fueron Bernardino Villalobos y Felipa Villalobos, quienes casaron el 30 de septiembre de 1804 en la Parroquia de Santa María, en Lagos de Moreno, Jalisco. Como eran primos terceros, hubieron de ser dispensados de dicho parentesco.
El nombre completo del bisabuelo Bernardino era José Bernardino Villalobos Aranda, bautizado el 27 de mayo de 1778 en la parroquia de Santa María de los Lagos, en Lagos de Moreno, Jalisco; hijo de Andrés de Villalobos y de María Thereza de Aranda.

Los tatarabuelos del padre Pudenciano, los ya mencionados Andrés Villalobos y María Tereza Aranda, casaron el 26 de diciembre de 1772 en Lagos de Moreno. D. Andrés Villalobos era criollo, originario y vecino de Lagos en “La Mesa de los Villalobos”, hijo legítimo de D. Andrés de Villalobos y de Da. Juana de Soto. María Teresa Aranda, criolla, originaria y vecina de Lagos en “El Granizo”, hija legítima de D. Francisco Aranda y de Da. Bárbara Moreno.

jueves, septiembre 01, 2016

Error político



Fotografía de "El Mañana"

La visita del polémico candidato republicano a la presidencia de los Estados Unidos, Donald Trump, constituyó un grave error político de quienes asesoran al primer mandatario mexicano. Tendríamos que saber si fue realmente una iniciativa mexicana, o una imposición de los republicanos. Porque es posible que el partido conservador estadounidense haya tratado de ejercer una especie de control de daños para amortiguar siquiera un poco la derrota que se ve venir para su histriónico candidato. 
Que Trump haya visitado México –un país cuyos ciudadanos detesta-  para “dialogar” con el presidente de la república, pudo haber mandado una falsa señal de concordia a los mexicanos que radican en Estados Unidos y que cuentan con el derecho de voto. Ellos constituyen un significativo porcentaje en estados como California, Texas e Illinois. 
Pero la realidad fue que esta visita la aprovechó Donald Trump para mostrarse a sus seguidores como el hombre fuerte y desafiante que vino a decirle al presidente de México en su propia casa (Los Pinos) que el ya muy cantado muro se va a construir, quiéralo o no Peña Nieto. “Ya después se hablará” de quien lo va a pagar. 
Trump no pidió disculpa alguna a los mexicanos por sus insultos y exabruptos anteriores. Se sostiene en lo dicho. La simple invitación para que viniera constituyó una verdadera humillación para el pueblo mexicano. Nuestra nación queda a ojos vistas como república bananera, sometida en términos de desigualdad, a los dictados de extranjeros. 
Por otra parte, la ausencia de la también invitada candidata demócrata Hillary Clinton representa un claro desaire a la invitación del presidente de México, y pone de relieve el poco poder de convocatoria que tiene nuestro país en asuntos de relaciones exteriores con los Estados Unidos. 
Considérese también que una invitación a los candidatos a la presidencia de Estados Unidos para “dialogar” antes de que tengan lugar las elecciones de aquél país, constituye una flagrante intromisión en los asuntos internos de la república del norte. 
Con toda razón, la candidata Clinton declinó la invitación. Aunque pudiera revertir los efectos de la visita de Trump, aceptar la invitación, usar la estrategia correcta y afianzar para sí los votos de los mexicanos en Estados Unidos.
Por lo que se refiere a la Comarca Lagunera, y particularmente a Torreón, las lluvias prematuras del mes de agosto han sido demasiado abundantes y han causado problemas de vialidad. 
Los mosquitos (o “moyotes” como se les llama popularmente) han encontrado las condiciones propicias para su proliferación. Estos mosquitos son potencialmente peligrosos como portadores de enfermedades tales como el dengue, el zica y el chicungunya. 
Pero si vemos el lado amable, las aguas del río Nazas corren nuevamente en su lecho, reconociendo su antiguo cauce. Las autoridades correspondientes consideraron adecuada la medida, ya que realmente el mes de septiembre es el mes de lluvias en La Laguna. Las presas pudieran llegar a rebosar, así que es mejor adelantarse a los hechos con un desfogue calculado.
Pocas veces hemos visto el campo lagunero, e incluso nuestros tradicionales “cerros grises y pelones” tan verdes, tan llenos de vegetación, la atmósfera tan limpia y tan cristalina, como en este pasado mes de lluvias.
ACTUALIZACIÓN:

El asesor responsable de la ominosa visita de Donald Trump a México, Luis Videgaray Caso, Secretario de Hacienda, renunció el 7 de septiembre de 2016, a una semana del traspiés político que planeó, recomendó y llevó a cabo. 

lunes, agosto 29, 2016

Más daños por lluvias



Foto de El Siglo de Torreón

En Torreón pocas veces llueve, pero cuando llueve, lo hace en serio. Recuerdo que en mi infancia solía haber uno o dos aguaceros en verano, cuando estaba yo de vacaciones escolares. Y no era sino hasta septiembre, que uno regresaba a clases, que el cielo se encapotaba de un frío gris melancólico y comenzaban a caer lluvias ligeras. Siempre llovía el día del "grito", el del desfile del 16 de septiembre, durante la Feria del Algodón o para la celebración de las tradicionales Romerías de Covadonga. 

Solo en dos ocasiones muy memorables las lluvias han sido tan intensas como para desbordar seriamente el Río Nazas: en 1868, cuando la corriente se llevó al primer torreón construido por Zuloaga, y un siglo después, en septiembre de 1968, cuando se inundó Gómez Palacio, Durango, mientras en Torreón se construía el bordo de defensa para evitar la invasión de las aguas a Torreón. 

Claro, años sí, años no, hay alguna tormenta que hace caer el agua que suele caer en un año completo en Torreón, verdaderas trombas. 

Este mes de agosto de 2016 resultó ser muy destructivo en La Comarca Lagunera, debido al largo período de lluvias que hemos padecido, incluso antes de que comience el mes de septiembre, el mes tradicionalmente lluvioso en la región. 










Muere Juan Gabriel





México entero ha recibido con pesar la noticia de que el cantautor Juan Gabriel (nacido Alberto Aguilera Valadez) murió de un infarto el pasado 28 de agosto en Santa Mónica, California, a sus 66 años de edad.   

El caso "Juan Gabriel" debe ser considerado como un fenómeno social, en el sentido de que el gusto por su música fue compartido por México entero, y su muerte la lamenta con sinceridad todo el país. Algunos de sus intérpretes lo hicieron conocido y admirado en otras naciones. 

El Juan Gabriel corporal ha muerto. No obstante, su sensibilidad permanecerá viva para siempre a través de su vasta obra musical. Como otros grandes compositores, ha cruzado el pórtico de la eternidad.











sábado, agosto 27, 2016

El separatismo del Noreste





Bandera de la República del Río Grande


Pocos norestenses (nombre convencional de los habitantes de los estados del noreste de México) conocen lo que fue el proyecto de la “República del Río Grande”. En una convención llevada a cabo el 17 de enero de 1840 en Laredo, ciertos delegados de los tres estados de Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas se pronunciaron y declararon la independencia de las tres entidades para formar una nueva república. 


Localización de la "República del Río Grande"


Desde luego, esta era la manera como un grupo político minoritario intentaba presionar al gobierno centralista para que se restituyera la constitución federalista de 1824. 

Jesús de Cárdenas fue designado presidente; Antonio Canales Rocillo, comandante general del ejército; Juan Nepomuceno Molano, delegado y miembro de la convención por Tamaulipas; Francisco Vidaurri y Villaseñor, delegado y convencionista por Coahuila; Manuel María de Llano lo era por Nuevo León, y José María Jesús Carvajal era el secretario de la convención.

Este proyecto de república contaba con su propia bandera, que era semejante en diseño a la de Texas, con dos fajas, la superior en blanco, la inferior en negro, más una partición vertical roja, y sobre ésta, puestas en línea descendente, tres estrellas blancas de cinco puntas, cada estrella representando un estado separatista. 

Esta efímera “República del Río Grande” o “República Norte mexicana” (como también se le llamó) duró 293 días, ya que la expedición punitiva del general mexicano Mariano Arista fue imparable, y Canales tuvo que capitular en Camargo, Tamaulipas, el 6 de noviembre de 1840.

Por lo general, las fuentes que hablan de esta declaratoria de independencia norestense son estadounidenses, ya que el gobierno mexicano, en medio del clima volátil de esa época, prefirió guardar silencio. Varias entidades, como Texas, Yucatán y Zacatecas buscaban los mismos fines separatistas (Texas con éxito) y hablar del asunto solamente hubiera alentado la secesión. 

Incluso hay quien piensa que el hecho, de  hacer público el proyecto de República del Río Grande, fue más propagandístico que histórico, mera publicidad política que beneficiaba a los texanos. Sin embargo, hay publicaciones periódicas mexicanas de la época que dan certezas de la historicidad de los acontecimientos, como “La Hesperia” del 5 de abril de 1840, página 2, en su artículo “Crónica de México”, columna 3; y el mismo semanario, en su edición del 12 de abril de 1840, “Crónica de México”, pp. 2 y 3.





Por otra parte, uno debiera preguntarse si el "Plan de Monterrey" y la anexión de Coahuila por Santiago Vidaurri, gobernador de Nuevo León (de hecho, anexó también partes de Tamaulipas) respondía al proyecto original de la formación de la “República del Río Grande" o "de la Sierra Madre”, es decir, de un nuevo intento por federar e independizar a los estados de Nuevo León, Coahuila y Tamaulipas. 

Casi se lamenta uno al pensar que una nación independiente como la de ese fallido proyecto nos hubiera evitado (a los norestenses) vivir en un México que se ha convertido en una caja de pandora, de la cual ha surgido un férreo centralismo y toda clase de males, como lo podemos verificar de manera cotidiana.